Rosas y Sarmientos

Hoy tiraré, una a una, mis viejas rosas secas
Arrancaré de raíz los eternos sarmientos de mi mente.
Engañaré al otoño que vivimos,
el calendario dirá que es primavera.

Y guardaré la lluvia de este invierno,
para regar mi huerto de emociones.
No dejaré que nada ensucie
el blanco manto de esperanzas,
caminaré sobre él sin dejar huella,
para no destruir la vida que retiene.

Y viviré este invierno,
como si fuera el último verano.
De los sarmientos brotarán
azules perlas blancas,
la lluvia lavará mi rictus de tristeza,
y seré, para ti, arropando tu alma,
un suave y cálido abrigo de ilusiones

26 de septiembre de 2002

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s