RSS

Miedo

24 Nov

Van y vienen. Entre pasillos, túneles y pasos elevados, se mueven a diario como autómatas, como extras de una película de anticipación. Mantienen un ritmo acelerado. Callados, la mirada fija en el vacío y un gesto agrio en su boca.

Filas y filas inconscientes reflejo de su propia nada.

Ninguno se sale de la norma, ninguno sonríe, ninguno se atreve…, ninguno parece querer ser diferente. Todos aceptan el entorno sin ni siquiera reparar en él.

Se abren las puertas y, sobresaltando la mañana, una niña de apenas tres años, con su mirada recién estrenada, rompe aquél espacio/tiempo de molicie eterna:

Mamá: no quiero entrar…

Tengo miedo

Y así, sin ella saberlo, resumió en su grito la angustia y frustración de tanto adulto impasible.

18 de diciembre de 2002

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 24 noviembre, 2007 en Textos en Prosa

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: