RSS

Agua y Sal

08 Feb

Agua y Sal

 

Maldito corazón,

¿Por qué no te detienes?

¿Por qué este empeño en demostrar

que aún estoy viva?

 

Sabes bien que mis lágrimas

tan sólo son agua y sal,

que mi sonrisa nada tiene que ver

con la alegría.

 

Déjame, por una vez, ser yo sin escondrijos:

por un día, no maquilles

los surcos de mi cara

con pinturas de vida.

 

Deja de mentir latiendo como un loco,

cuando, él, cansado de amar,

recorre las grietas de mis labios,

y sus manos acarician el cadáver

en que envuelvo emociones blancas y azules,

entre deseos amarillos y violetas.

 

Por un día, déjame ser sincera.

Déjame por un día aceptar que estoy muerta.

 

 

 


Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 8 febrero, 2008 en Poesía

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: