Medio metro

Apenas levanta medio metro

su cuerpo de tabaco y luna nueva.

Su cabeza

un mar de caracolas,

con sus cuernos al Sol,

teñidos de arco iris.

Me miran a escondidas

sus ojos de cuero ennegrecido.

Y deseo que entienda mis palabras,

mi pobre idioma de triste y simple adulto.

No ha hecho falta,

alargué mi mano hacia su mano,

y en su mirada vi, inundando mi vida para siempre,

como jugaban al corro mil sonrisas.

24 de agosto de 2002

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s