Sabor a incienso

He pisado las hojas sepias que has puesto en el camino.

Se ha llenado de murmullos la mañana. Un gato me saluda…

Es invierno…

Despiertan rojos los arbustos. Y la hierba bebe pequeñas gotas de rocío.

Es invierno…

Tras el cristal, la lluvia amiga: esa que guarda en cada gota un nombre,

una palabra y un “se puede” azul, que deja con cuidado en las aceras.

Es invierno…

Hay bolsillos que lleno y que vacío, que revuelvo y ordeno.

Hay papeles que borro y luego leo y…,

hay lagrimas grises, con sabor a incienso.

Amanece…,

Y descubro un suave olor a musgo oculto entre las sábanas.

Noviembre 2003

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s